Blogia
Una Bitácora de Jomra

¿Vacancia presidencial, Gabinete de Consenso o seguir como estamos?

Más allá de necesitar un cambio de sistema político, es posible que primero necesitemos un foro general donde debatir, donde encontrarnos, y demás... mientras tanto, analicemos la situación del Gobierno en el actual Sistema.

Ha perdido, todo lo que tiene, simplemente ha perdido, no tiene apoyos (nunca los tuvo), no tiene el respaldo mayoritario del congreso (en países con sistemas parlamentaristas ya lo hubiesen echado, o nunca hubiese subido al poder), no ha conseguido hacer nada bien, y, para colmo, lo ha hecho todo mal (no es lo mismo no conseguir resultados positivos con el siempre meter la pata, estar rodeado de escándalos y levantar más odio que otra cosa)...

¿Puede continuar así? Por poder, puede, queda poco para las elecciones (un año) y después de 4 completamente inútiles uno más no se notará demasiado, que ni se presente a la reelección, que será humillado como las veces anteriores que se presentaba (creo que se ha presentado 3 veces, en una ganó, las dos anteriores o figuraba en el “otros 2%” o él solito con un 2% de votos), al menos que al salir del Palacio de Gobierno no sea con una patada en el trasero después de intentar volver a entrar.

¿Un gabinete de conciliación? ¿Para qué? ¿Qué puede aportar al País que un consenso en el Congreso no pueda llevar a cabo en estos meses que quedan? Que se de un consenso en el Congreso si quieren, que desarrollen leyes a corto plazo (o a largo, no sé por qué se descarta estas reformas si el gobierno no tiene apoyos) beneficiosas para la gente del Perú. Un gabinete de conciliación, de consenso, que llevase al Perú a cuestas este último año puede causar dos sensaciones en el electorado, una, que nos creamos que realmente los gobernantes pusieron al País sobre sus ansias personales de poder lo cual podría darles votos (al menos saltar del 7% al 30% sin mucho problema, y estando como están las estadísticas, eso le podría hacer llegar a una segunda vuelta o con Alan García o con Fujimori, en ambos casos es posible que por el odio que se tiene a estas dos ¿personas? regrese el voto en contra y vuelva a triunfar Toledo), cosa que me parece negativa, ya que si todo lo ha hecho mal durante tanto tiempo, es tirarle tierra al muerto y que no se note demasiado que está ahí (el muerto), o que el Electorado diga “con todos los malos gobiernos que hemos tenido, uno que hace esto no es que sea malo, es que es peor y fracasado” y pierda un porcentaje de ese 7% de apoyo en beneficio de alguno de los miembros del Gabinete de Conciliación.

Por cierto ¿Quién sería el primer ministro? Porque es posible que en un momento preelectoral ser el Primer Ministro valdría como trampolín a la presidencia del Gobierno por la grandiosa labor de conciliación y consenso en un país completamente fracturado, donde la salida violenta (lamentablemente) cada vez está más en boca de todos... Pero esta es un arma de doble filo, quien esté ahí, con la responsabilidad tan grande de dar tranquilidad a una ciudadanía, de tener un discurso conciliador sin perder su firmeza y fracasa en el intento, caerá en las elecciones tan bajo como el propio presidente (“confiábamos en él, lo escogimos para que lleve este último año, si con el acuerdo de todos no pudo hacerlo bien ¿cómo lo hará con una oposición real?”), ¿quién de estos políticos tan apegados a su escaño o a su status podría atreverse con una tarea tan malagrecida? Sobre todo cuando el que vaya a ocupar ese puesto de Primer ministro sería uno de los líderes actuales de la oposición, por tanto, virtual candidato a presidente en el 2006... Nadie querrá, todos lo mencionan, pero nadie quiere realmente ser esa cabeza pública del Consenso, porque ni siquiera se lo creen.

La Vacancia presidencial, presentada para que se debata por el Congresista Rafael Rey, es una posible solución, que se vaya de una vez, que se convoquen elecciones, que queda muy poco tiempo para nada, y teniendo en cuenta la falta de legitimidad en la que ha caído el gobierno desde el escándalo de las firmas falsas para la inscripción de su partido, teniendo en cuenta que el resto de partidos son incapaces de plantear siquiera una alternativa provisional a esta Crisis que ya dura 4 años, como dije en un tema anterior, es hora de que el actual gobierno asuma su total fracaso y que reconozca que continuar en el poder simplemente perjudicará a todos (incluyendo a Perú Posible, o sea, a ellos mismos).

Por favor, dimita Sr. Presidente del Gobierno de la República del Perú, sea persona en su salida, eso de “quemar hasta el último cartucho” se hace cuando tiene sentido, no cuando es simplemente una necesidad de poder personal.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres